Había una vez una princesa…

Érase una vez una princesa que vino al mundo en un frío día de invierno. Su belleza era tanta que sorprendía con sólo mirarla y su corazón, lleno de bondad, era capaz de derretir palacios de hielo. La pequeña princesita tenía el cabello largo y dorado como Rapunzel, verdes ojos como el mar y labios color carmín. Su tez era blanca, como su princesa de cuento favorita, y si algo le apasionaba era bailar, bailar y bailar como Cenicienta en el castillo. El paso del tiempo dotó a la princesa Bella de gran sensibilidad, carácter apasionado y un amor inmenso …

Leer más…Había una vez una princesa…

Fiesta de cumpleaños de Star Wars

Hace unos días organizamos el cumpleaños “de mentira” de mi Mayor, como lo ha llamado él. Y es que, según comenté en este post, el hecho de que mi niño haya nacido en plenas vacaciones de verano puede resultar un hándicap para él a la hora de celebrarlo con sus amiguitos de clase, ya que una vez finalizado el curso el contacto se pierde o suele ser muy esporádico centrándose más en los vecinos y amiguitos del pueblo. Así que antes de que acabara el colegio me pidió organizar una fiesta de “no cumple” con sus mejores amigos y nos …

Leer más…Fiesta de cumpleaños de Star Wars

Los cumpleaños en la infancia

Abril y mayo son meses de cumpleaños. Mi Mayor tiene varios amiguitos que cumplen años en las próximas semanas así que andamos en pleno proceso de recepción de invitaciones y priorización de celebraciones, ya que no podremos asistir a todas. Hace ya tiempo que quiero hablar de este tema, por lo que ahora, que es cuando empiezo a ver la magnitud que van adquiriendo algunas celebraciones infantiles, me lanzo a escribir mi opinión en el blog. Mi Mayor nació en pleno verano por lo que son varias las fiestas que le hacemos a lo largo de los meses de julio …

Leer más…Los cumpleaños en la infancia

¡Feliz primer cumpleaños, princesa!

Hace justamente un año salía del frío quirófano aturdida y algo dolorida pero inmensamente feliz. Dentro de mis circunstancias, había tenido un parto soñado y había podido disfrutar de mi niña unos minutos hasta que se la llevaron a papá. No fueron muchos pero sí los suficientes como para enamorarme perdidamente de ella. Llegué nerviosa a la habitación donde mi marido y mi niña me recibieron con las luces apagadas, en un ambiente íntimo y relajado. Papá puso a mi pequeña sobre mi pecho desnudo y ya no nos separamos en los tres días de estancia hospitalaria. ¡Qué a gustito …

Leer más…¡Feliz primer cumpleaños, princesa!