Sobre el sexo del bebé: ¿Rosa o azul?

Morguefile.com
Morguefile.com

En cuanto sabes que estás embarazada y que todo marcha bien, te asalta de pronto el deseo de conocer el sexo del bebé, pero no es hasta la semana 20 cuando se suele ver, sin temor a equivocarse, si el feto es niño o niña.

Hay padres que tienen un deseo tan grande de engendrar un hijo de un determinado sexo que cuando no se cumplen sus expectativas llegan a vivirlo como un auténtico drama. Sin embargo, creo que este sentimiento de “desilusión” se olvida cuando contemplas a tu recién nacido…

A mí me dijeron que esperaba un varón en la semana 14 aunque, no sé porqué, ya lo intuía desde el primer momento. Cuando informé a la familia y a los amigos de que el bebé sería un niño, muchos me preguntaron: “¿era lo que querías o te daba igual?”. ¡Vaya bobada de pregunta! Yo lo que quería era tener un hijo, independientemente de su sexo.

De todos modos parece que con el primero no suelen existir preferencias y el entorno asume de forma natural lo que venga. Pero, ¿qué pasa con el segundo?. Seguro que muchas mamás embarazadas por segunda vez habrán tenido que oír una y otra vez aquello de: “a ver si tienes suerte y tienes la parejita” y si esa parejita no llega se suelen escuchar comentarios “alentadores” del estilo de: “¡bueno mujer, seguro que a la tercera tienes más suerte!”.

Desde mi modo de verlo esto es una soberana estupidez, ¡ni que toda la suerte de la vida se limitara a tener “la parejita”!. La verdadera SUERTE es poder dar un hermanito a tu hijo (el mejor de los regalos que le puedes hacer) y que ese segundo bebé venga en perfecto estado de salud. Lo demás son añadidos que carecen de ninguna importancia.

Parece que la sociedad en la que nos movemos nos lleva a creer que las madres preferimos tener una niña, a la que poder peinar y vestir como una muñeca (de hecho, es algo que desde pequeñas nos inculcan mediante juegos, canciones y peluches) mientras que los padres lo que quieren es tener un varón. Pero ¿qué hay de cierto en esto?

Mi marido disfruta con mi hijo jugando al fútbol con él, revolcándose en la alfombra mientras simulan una pelea “atroz” de cosquillas y besos, enseñándole a montar en la moto que le regalaron por su cumpleaños, viendo dibujos animados…. En fin, haciendo cosas de chicos, ¡de “chicotes”!, diría yo.  A menudo sorprendo a mi marido diciéndole a mi hijo “cuando seas un poquito más mayor nos vamos a ir a la sierra a hacer senderismo y luego dormiremos al raso y veremos las estrellas”. Se le cae la baba con su pequeño y a mí me encanta verlos juntos y participar de sus juegos.

Y es que lo realmente importante es ver crecer a un hijo sano y feliz, independientemente de si decidimos jugar con ellos a indios y vaqueros o a princesas de cuentos.

8 comentarios en “Sobre el sexo del bebé: ¿Rosa o azul?

  1. >He descubierto tu blog a través de bebesymas y me está gustando ;)Respecto a las tonterías de "la parejita" yo creo que nos lo dicen como un tópico, sin pararse a pensar en ello sino no me lo explico. Yo cuando estaba embarazada tenía la preferencia de una niña que así fue, pero si hubiera sido un niño hubiera sido exactamente igual suena típico pero lo único que nos importa cuando estás en la ecografía es que nos digan que va todo bien.

  2. >Fíjate, pues en mi caso era todo lo contrario. Yo quería una niña, a toda costa. Y si te dijera otra cosa mentiría como una bellaca. Yo no quería un bebé sano. Yo quería una niña sana. Tuve una niña y la verdad, para el segundo me daba un poco igual lo que fuera. Quería una niña, puestos a elegir, pero sufría menos. Y es que a mí me gustan las niñas. Qué le vamos a hacer. Tengo dos y si tuviera un tercer hijo preferiría otra niña. Pero sólo fue en el primer embarazo en el que realmente me preocupaba.

  3. Amarrillo y verde! Esos fueron los colores que elegí para regalar a dos mellizos (niño-niña) y a otro niño. Eso de caer en azul y rosa me repatea mucho.

Deja un comentario

Responsable » Silvia Díaz.
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de SiteGround Spain S.L (proveedor de hosting de Ser tri-madre: ¡toda una aventura!) dentro de la UE. Ver política de privacidad de SiteGround Spain S.L (https://www.Siteground.es).
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.