Mi hijo tiene altas capacidades intelectuales: ¿y ahora qué hago?

El concepto de altas capacidades ha evolucionado con el paso del tiempo. Hace unos años, las altas capacidades se ligaban al rendimiento académico, es decir a los niños que sacaban buenas notas en clase. Pero las investigaciones en torno a este tema han determinado que tener altas capacidades no es únicamente obtener buenos resultados (es más, en algunas ocasiones los niños con altas capacidades no destacan por la brillantez de sus notas), sino que se trata de todo un potencial a desarrollar.

Signos de que tu hijo podría tener altas capacidades

La mayoría de las veces son los propios padres del niño los primeros en sospechar que su hijo tiene altas capacidades. Quizá no conozcan el término exacto, pero sí perciben que su hijo hace o dice cosas que no se corresponden a lo habitual en niños de su edad.

Entre los 12 meses y los cuatro años

Los niños con altas capacidades suelen comenzar a hablar muy pronto, haciendo gala de un lenguaje rico y fluido. Además, destacan por tener una gran memoria, hacen puzzles de un número de piezas muy superior al que corresponde por edad, y algunos pueden incluso comenzar a leer ya en esta etapa.

Entre los cuatro y los seis años

Muestran gran interés por el mundo que les rodea o por ciertos temas que captan su atención y de los cuales disfrutan aprendiendo. Son muy observadores, curiosos, hacen preguntas poco apropiadas a su edad, y asimilan los nuevos conceptos con gran rapidez.

A partir de los seis años

El niño destaca por sus razonamientos, su capacidad de conectar conceptos complejos y por plantear/resolver problemas. Trata de buscar una solución a todo, tiene un gran sentido de la justicia, y suele rebatir las órdenes que se le da, a no ser que estén bien argumentadas. Comienzan a mostrar interés por temas filosóficos o trascendentales, tienen un sentido del humor bien desarrollado y una gran sensibilidad.

¿Altas capacidades? “Pues yo no lo veo”

Niño con altas capacidades intelectuales

Sin embargo, es habitual que cuando los padres acuden al colegio con estas sospechas, el profesor del niño se muestre sorprendido y les quite la idea. ¿Los motivos que alega? Pues entre otros, que el niño es despistado, habla mucho en clase, tiene mala letra, no pone interés en algunas de las tareas que realiza e incluso saca malas notas.

Pero ¿es eso posible?

Según los expertos no solo es posible sino que estas características se dan en un gran procentaje de niños con altas capacidades. Y es que el soporífero sistema educativo que tenemos, con el repetitivo ritmo de conceptos, el sistema tradicional de deberes, y el poco protagonismo que se le otorga al alumno en su propio aprendizaje, acaban haciendo mella en la mente de un niño que va a un ritmo mucho más rápido que lo el colegio puede ofrecerle.

¿Resultado? El niño se aburre soberanamente en en aula y acaba “desconectando”. Esta desgana se traduce en una falta de motivación constante, ansiedad, comportamientos que pueden alterar el ritmo de la clase, tareas inacabadas porque no captan su atención, desorden y mala grafía…

En definitiva, el niño quizá no destaque por ser alumno ejemplar y brillante, de ahí que algunos profesores que no están correctamente informados sobre las altas capacidades, nunca lleguen a imaginarse esta posibilidades en alumnos con este tipo de perfil.

¿Cómo se detectan las altas capacidades?

Ante la sospecha de altas capacidades, tienes dos posibles opciones:

  • Hablar con el colegio para que soliciten la completa valoración del alumno al departamento de orientación de la Consejería de Educación. Así, con el informe oficial y los resultados obtenidos, los padres tendrán derecho a pedir al colegio un ajuste educativo mediante adaptaciones curriculares que cubran las necesidades del niño.
  • Pero a veces no es fácil conseguir que el colegio acceda a realizar una valoración al alumno, por lo que en estos casos se recomienda acudir a un centro privado y especializado en altas capacidades para que hagan al niño las pruebas pertinentes.

Las pruebas para determinar las altas capacidades no se basan exclusivamente en una medición del coeficiente intelectual (CI), sino que este dato es uno más de entre otros indicadores cuantitativos y cualitativos que deben tenerse en cuenta. Por eso, no es correcto catalogar las altas capacidades solo si se alcanza un CI de 130.

También habría una tercera opción que es la de no hacer nada. Y es que si tu hijo va bien en el colegio, está contento y motivado, y su actitud en clase es positiva, quizá no te interese indagar más.

Sin embargo, desde mi humilde opinión como madre de un niño con altas capacidades con notas brillantes y fantástica trayectoria académica (tanto a nivel curricular como de actitud), sí te recomendaría optar por la valoración, pues te ayuda a conocer a tu hijo un poco mejor, a entender muchos de sus comportamientos, y a poder ofrecerle lo que necesita, tanto con planes de ocio a su medida, como con actividades extraescolares.

Tras la detección, ¿qué cabe esperar?

Como acabo de comentar, con un informe oficial de la Consejería de Educación, el colegio debería trabajar en atender las necesidades del niño con altas capacidades, siendo cada caso único y diferente. A este respecto, se podría optar por la aceleración de curso o la adaptación curricular, aunque como digo, cada colegio y cada familia lo gestionará como mejor considere.

En nuestro caso concreto, al tratarse de un niño con excelentes notas, gran motivación y muy buena actitud en el colegio, no ha hecho falta solicitar ningún tipo de adaptación, al menos por el momento. Además (salvo contadísimas ocasiones) hemos tenido suerte con sus profesores a lo largo de todos estos años, y no solo se han volcado con él, sino que han entendido perfectamente sus necesidades, adaptándole tareas o trabajos en función de sus intereses.

¿Crees que tu hijo tiene altas capacidades intelectuales? Si es así, espero que mis consejos puedan ayudarte en estos primeros momentos, aunque mi recomendación es que te pongas en contacto con la Asociación Española de Superdotados y con Talento, pues allí encontrarás toda la información que necesitas para comenzar a transitar por este apasionante mundo.

Deja un comentario

Responsable » Silvia Díaz.
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de SiteGround Spain S.L (proveedor de hosting de Ser tri-madre: ¡toda una aventura!) dentro de la UE. Ver política de privacidad de SiteGround Spain S.L (https://www.Siteground.es).
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.