Feliz día de la madre

morguefile.com
morguefile.com

Parece más que obvio que en el Día de la Madre dedique mi post de hoy a todas las mamás. Nunca me han gustado esta clase de días; siempre los he considerado más comerciales que otra cosa pero creo que merece la pena pararse a pensar en lo que significan.

Quiero empezar recordando con mucho cariño a todas las madres que ya no están con nosotros. Aquéllas que un día se marcharon dejando un gran vacío en el corazón de sus hijos. Debe ser realmente duro vivir sin la figura de tu madre, sin su cariño físico y sin sus palabras. Sin embargo, se sea o no creyente, pienso que una madre nunca abandona a un hijo y que aunque no se la pueda ver debe ser fácil sentirla con los ojos del corazón, apoyarse en ella cuando las cosas no van bien y notar cómo te da la mano para seguir caminando juntos. ¡Por ello mi particular homenaje a esas madres-ángeles en su gran día!.

Me gustaría continuar homenajeando a mi madre y a la forma que tuvo de educarme y criarme. Mi madre fue una de esas mujeres que dejó toda su vida para dedicarse en cuerpo y alma a sus hijos. Muchas de las madres de esa generación hicieron lo mismo y mi homenaje también hoy se centra en ellas, en su altruismo y dedicación absoluta hacia sus hijos.

Aunque cuando éramos pequeños no lo apreciábamos, ahora me doy cuenta del lujazo que era despertarse con sus besos, tener el desayuno listo, la ropa del cole preparada encima de la silla y acudir al colegio de su mano. Siempre pendiente de que tuviéramos bien abrochado el abrigo, la merienda en la mochila y los deberes hechos. Y al salir del colegio era una alegría tremenda encontrarla en la puerta (como si no se hubiera marchado desde que nos dejó por la mañana), correr a sus brazos y contarle emocionados el sobresaliente que habíamos sacado en el examen de “mates”.

Recuerdo que mi madre era como un hada para mí, como lo somos todas nosotras para nuestros hijos: de un trozo de tela sacaba el mejor disfraz para la función de Navidad del colegio; convertía una lección que me costaba memorizar en un cuento asombroso que no olvidaría nunca; hacía de un pedazo de pan duro las mejores torrijas que jamás haya probado y con sólo mirarme a los ojos sabía que había tenido un mal día y cómo hacer para consolarme. Mi madre ahora es abuela y me encanta verla revivir con mi hijo todas aquellas sensaciones que tuvo cuando éramos pequeños. Se emociona recordando, con coreografías incluidas, todas las canciones populares, los personajes de dibujos animados y los juegos de nuestra infancia. Y mi peque la observa como hipnotizado, encantado de tener a su abuela siempre cerca.

Quiero continuar recordando a las recientes mamás que han descubierto hace poco lo que se siente teniendo a sus hijos consigo. Ese primer momento en el que ves a tu pequeño es indescriptible y las oleadas de sentimientos que se tienen no se asemejan a nada. ¡Disfrutad mucho de vuestro primer Día de la Madre y de la vida que a partir de ahora empezareis juntos!

Y antes de terminar no quisiera olvidarme de todas esas mujeres que luchan sin descanso por alcanzar su sueño de convertirse en madres algún día. Seguro que están pasando por duros momentos y en algunas ocasiones verán su meta alejarse cada vez más. Desde aquí les ofrezco todo mi apoyo y mi fuerza para no rendirse nunca y decirles que la recompensa que les espera al final del camino subsanará con creces tanto sacrificio. Seguro que el próximo año estáis celebrando con nosotras este gran Día.

Y a todas las demás mamás: a las trabajadoras, a las que están en casa, a las que lo han aparcado todo para estar con sus hijos, a las primerizas y a las experimentadas, a las futuras madres que esperan, a las mamás solteras, a las que necesitan un apoyo “extra” para seguir caminando día a día, a las abuelas que ejercen de madres más que las propias madres y a todas las buenas madres que hicieron de nosotros las personas que somos ahora, ¡MUCHAS FELICIDADES EN NUESTRO DÍA!

5 comentarios en “Feliz día de la madre

  1. >Uuuffff Aqui me tienes con la lagrima fuera, que bonita tu entrada… Tu mama me recuerda mucho a la mía, tb estudio magisterio y tb lo dejo después de 15 años ejerciendo para dedicarse a nosotros, así son ellas, que grandes… Felicidades preciosa y a todas las mamas a las que haces referencia, también!!

  2. >¡Gracias María! Sí, tbn leí tu entrada hablando sobre tu madre y me recordó mucho a la mía en las cosas que contabas. ¡Qué sacrificadas fueron nuestros madres con nosotros!, ¡qué grandes!, como bien dices.

  3. >Qué bonito. Has tocado un punto muy sensinle que me ha emocionado. Por desgracia, personas muy muy allegadas a mi perdieron a su madre siendo niños. Eso no debería pasar. _Y ahora que soy madre me emociono mucho más. Ahora este día tiene un significado muy especial para nosotras verdad? FELICIDADES MAMA!!

  4. >Mamá CC: también a mí me parecen días como cualquier otro y básicamente comerciales, pero no está de más pararse a pensar (sea hoy o cualquier otro día del año) en nuestras madres, en lo que son para nosotros y en cómo han marcado nuestra vida y agradecérselo y, por qué no, aprender también de sus errores.Sandra: estoy contigo en que una madre nunca debería irse del lado de su hijo mientras éste sea niño pero, desgraciadamente, estas cosas ocurren y marcan mucho a quienes deben aprender a vivir con esta situación. Es un día muy especial para recordarlas aunque sus hijos seguro que lo harán todos los días. Feliz día para tí tbn

Deja un comentario

Responsable » Silvia Díaz.
Finalidad » Gestionar los comentarios.
Legitimación » Tu consentimiento.
Destinatarios » Los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de SiteGround Spain S.L (proveedor de hosting de Ser tri-madre: ¡toda una aventura!) dentro de la UE. Ver política de privacidad de SiteGround Spain S.L (https://www.Siteground.es).
Derechos » Podrás ejercer tus derechos, entre otros, a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos.