Los cambios en el embarazo

A medida que van pasando las semanas, más asombrosas me resultan las coincidencias entre este tercer embarazo y el de mi Mayor. Así como en el embarazo de Pulguita dediqué varios posts a hablar de las diferencias tan notorias que estaba observando entre aquella gestación y la de mi hijo, con mi Pequeño lagartijillo pareciera que hubiera retrocedido 6 años en el tiempo… Aspecto físico Con el embarazo de mi Mayor Leer más

Un hermano mayor invisible

Desde que soy madre de dos, una de las cosas que más me molestan es la poca empatía y tacto de la gente hacia mi hijo mayor. Ya comenté cuando nació Pulguita los detalles tan feos (o mejor dicho, los “no detalles”) que tenían muchas de las visitas que venían a vernos, trayendo regalos a la niña y obviando por completo a mi hijo. Jamás se me ha ocurrido ir Leer más

Como el primer hijo, ninguno

Es así. Como el primer hijo, ninguno. Un día, una amiga me hizo esta aseveración y no estuve de acuerdo con ella aunque yo aún no era madre de Pulguita así que no podía basarme en mi experiencia para argumentar, pero cuando me convertí en bi-madre me di cuenta de la razón de sus palabras. Con el primer hijo naces como madre y todo, absolutamente todo debes aprenderlo desde cero. Leer más

Sobre el sexo de mi tercer bebé: ¡Ahora sí que tengo preferencias!

He comentado en varias ocasiones en mi blog como el tema del sexo del bebé durante el embarazo no ha sido nunca algo que me haya preocupado o interesado. De hecho me molestaba sobremanera que todos dieran por sentado que, embarazada de Pulguita, prefería una niña a un varón, porque lo cierto es que siempre me ha dado igual. Supongo que el hecho de tener embarazos complicados y de haber Leer más

Enamorada

Hoy te dedico a ti este post porque no hay día que pase en que no piense que gracias a ti descubrí la maternidad, el amor incondicional y las sonrisas sin tregua. Tú, mi niño, creces por momentos y me lo demuestras a diario con tus reflexiones, tus planteamientos y tus actos. Y yo sólo puedo escucharte mientras te miro embobada preguntándome cómo es posible que el tiempo se me Leer más

¡Feliz primer cumpleaños, princesa!

Hace justamente un año salía del frío quirófano aturdida y algo dolorida pero inmensamente feliz. Dentro de mis circunstancias, había tenido un parto soñado y había podido disfrutar de mi niña unos minutos hasta que se la llevaron a papá. No fueron muchos pero sí los suficientes como para enamorarme perdidamente de ella. Llegué nerviosa a la habitación donde mi marido y mi niña me recibieron con las luces apagadas, Leer más