La sexualidad en los niños

Cada verano es muy frecuente ver a los niños desnudos jugando o bañándose en las playas. No hablo de bebés sino de niños más mayorcitos, incluso de la edad del mío o más. Personalmente esta práctica nunca me ha gustado porque siempre he pensado que si yo como adulta no me exhibo en la playa completamente desnuda, ¿por qué voy a exhibir a mis hijos? (aparte de que me parece bastante antihigiénico que la arena se meta en Leer más

Diferencia de edad entre hermanos: ¿existe la ideal?

Antes de quedarme embarazada ya planeaba el número de hijos que tendría y el tiempo que se llevarían entre ellos. Así soy yo, planificadora hasta extremos insospechados. Pero la maternidad nos enseña a no planear y a ahorrarnos las expectativas pues los niños vienen cuando es su momento y no cuando nosotros queremos. Entre mi hijo y Pulguita habrá cuatro años y medio de diferencia y algo que inicialmente me Leer más

Los horarios de los niños que la gente sin niños nunca comprenderá

Hace algunas semanas me vi envuelta en una situación surrealista que me desbordó bastante. Me encontré de pronto discutiendo con una persona allegada a mí, acerca de los horarios que seguimos en casa por el bien de mi niño, tratando de explicar el porqué de dichas rutinas y justificándome, sin saber muy bien el motivo, por seguir aquellas pautas. Por desgracia no es la primera vez que nos encontramos con estas Leer más

Berrinches y rabietas: ¿cómo gestionarlos?

El verano que mi hijo cumplió los tres años noté un gran cambio en su forma de ser y en el manejo de las emociones. Quedé realmente fascinada con aquella etapa, con sus ingeniosos porqués, con los diálogos lógicos en busca de explicaciones a todo, con su racionalidad, autonomía y madurez, con la práctica ausencia de llantos (porque todo se solucionaba dialogando), con la flexibilidad de sus horarios y rutinas… Leer más

Hoy empiezas el cole y te quiero decir tantas cosas…

Hoy empiezas de nuevo el cole y te veo tan mayor, tan seguro de tí mismo y tan entusiasmado que me llena de emoción. No eres el niñito del primer día del curso pasado en donde todo era nuevo para tí y en donde, aunque no lo demostrabas (porque eres de naturaleza aparentemente tranquila y racional) en el fondo estabas muerto de miedo. Hoy te veo con tu uniforme, tus pelitos Leer más