Cómo prevenir la obesidad infantil

 

El pasado lunes 19 de junio tuve la oportunidad de participar en el primer encuentro bloguero realizado por Nutribén Innova. Fue una jornada muy completa en la que, junto a otras madres blogueras de varios puntos de España, pudimos disfrutar y aprender sobre salud y hábitos de vida saludables para toda la familia.

La mañana estuvo marcada por las ponencias de la doctora Aurora Molina (pediatra de atención primaria) y del doctor Jorge Martínez (pediatra del Hospital Niño Jesús). Ambos nos hablaron de la importancia de la alimentación, tanto en los primeros 2 años del bebé, como durante la gestación, para prevenir la obesidad infantil; la gran pandemia del siglo XXI.

Prevención de la obesidad infantil desde el nacimiento

Desde 1980, las cifras de obesidad se han duplicado en todo el mundo convirtiéndose en uno de los problemas más graves de salud del siglo XXI. Y aunque los profesionales de la salud continúan investigando medidas para prevenir la obesidad, los padres también podemos actuar contra esta grave epidemia.

¿Qué factores afectan a la obesidad?

Un 20% de las causas de obesidad son genéticas pero el 80% restantes son otras causas como:

  • La nutrición
  • El estilo de vida
  • Factores ambientales

Se ha visto que existe un “periodo ventana” de gran plasticidad adaptativa, que va desde el primer día de gestación hasta los dos años de edad. Son los primeros 1000 días y de una correcta alimentación en esta etapa, dependerá la salud futura del niño.

Se ha demostrado, además, que existe una estrecha relación entre el peso de nacimiento, el peso durante la infancia y el índice de masa corporal en la edad adulta. De este modo se ha asociado tanto un bajo peso al nacer como un recién nacido grande para su edad gestacional con un mayor riesgo de obesidad en la edad adulta.

¿Qué podemos hacer para prevenir la obesidad de nuestros hijos?

EMBARAZO

Durante el periodo fetal, y ya desde el primer trimestre de la gestación, es importante que la madre cuide su alimentación ya que la composición del tejido graso del feto está influenciada por la ingesta materna.

Tenemos que abandonar la antigua creencia de “comer por dos” para pasar a la idea de “comer pensando en dos”. Durante el primer trimestre de gestación, la embarazada tiene las mismas necesidades calóricas que antes de la gestación. Durante el segundo trimestre, estas necesidades aumentan a 360 kcl más al día, elevándose a 380 kcl durante el tercer trimestre.

Además, conviene recordar que se recomienda suplementar con ácido fólico para prevenir anomalías del tubo neural, así como un mayor aporte de micronutrientes como hierro, zinc, yodo, vitamina A y vitaminas del grupo B.

LACTANCIA

Según la OMS, el mejor alimento para el bebé durante los seis primeros meses de vida es la lactancia materna exclusiva ya que es la única que asegura:

  • Composición equilibrada de nutrientes que aseguran el correcto crecimiento del bebé
  • Prevención a corto y largo plazo de enfermedades
  • Disminución de alergias alimentarias
  • Desarrollo del sistema inmune
  • Reduce el riesgo de padecer enfermedades autoinmunes
  • Previene la obesidad infantil, pues aporta al bebé mayor saciedad, mejor absorción de lípidos buenos (omega 3) y menor concentración de proteínas

La dieta de la madre que está dando el pecho influye en:

  • La calidad de la grasa, yodo y vitaminas A y D y del grupo B que pasan al lactante
  • El sabor de la leche materna

La mujer lactante debe cuidar la ingesta de calorías, micronutrientes y vitaminas tomando 200 mg/dia de DHA (omega 3)

ALIMENTACIÓN COMPLEMENTARIA de los 6-12 meses

A partir de los seis meses, hay que comenzar con la introducción de la alimentación complementaria, incorporando nuevas texturas y sabores. Esta etapa será fundamental para inculcar buenos hábitos alimentarios, favorecer la imitación de patrones familiares y sociales, evitar la aparición de fobias alimentarias y conseguir que el bebé vaya tolerando de forma paulatina nuevos alimentos.

ALIMENTACIÓN COMPLEMENTARIA de los 12-24 meses

En este periodo se produce un importante crecimiento del niño por lo que los requerimientos nutritivos son 7 veces mayores por kilo de peso que un adulto; sobre todo si hablamos de hierro, calcio, yodo, vitamina D y ácidos grasos esenciales.

Pero no deben comer como un adulto porque tienen una menor capacidad digestiva y de absorción metabólica.

Principales problemas nutricionales en la infancia

En la actualidad, los pediatras observan:

  • Una gran ingesta de proteínas animales, que se asocia a sobrepeso y obesidad
  • Un gran consumo de sal, que se asocia a hipertensión futura
  • Un abuso de azúcares refinados, que se asocia al síndrome metabólico y caries
  • Un gran consumo de grasas saturadas, que se asocia a un mayor riesgo coronario
  • Poca ingesta de Vitamina D, yodo y zinc, que hace incrementar las alergias y disminuir la inmunidad

La visita a la fábrica de Nutribén

La segunda parte de la jornada estuvo marcada por la visita a la Fábrica de Nutribén, algo que me sorprendió mucho y me resultó realmente interesante. El proceso para hacer una leche de fórmula es realmente largo y complejo pero el guía que nos acompañó nos fue explicando todos los pasos con todo lujo de detalles.

En busca del bienestar emocional

Durante la tarde pudimos disfrutar de la ponencia del coach Aritz Urresti que nos dio las claves para conciliar vida familiar y laboral; ese gran “dorado” que todos vamos buscando.

En el momento en que Aritz empezó a hablar, me quedé absorta. La forma de transmitir, la energía y el énfasis que ponía y, sobre todo, lo que decía, me dio mucho que pensar. Su charla nos abrió los ojos para darnos cuenta de que el tiempo es finito y que en muchas ocasiones, la vida que llevamos nos hace pasar por ella sin pararnos a pensar si realmente estamos haciendo lo que queremos.

Él nos aconsejaba cuidar en primer lugar las parcelas de la salud y la familia y cuando ambas estén bien cuidadas y plenas, entonces atender a la del trabajo. Pero ¡qué difícil puede llegar a ser esto cuando el trabajo nos absorbe, nos resta salud y nos quita tiempo de estar con los nuestros!. La clave para que esto ocurra es: productividad. Hacer lo que tenemos que hacer en el menor tiempo posible.

 

 

La jornada terminó con una clase de yoga e hipopresivos, que si bien me encantó y me relajó muchísimo, llegué a sudar lo que no está escrito con las posturas y el sofocante calor que teníamos ese día en Madrid.

Ocio entre amigas

Pero a parte de aprender sobre salud y nutrición, tuvimos tiempo para el ocio y para disfrutar de las amigas durante los descansos y el cátering. Más de 30 blogueras nos reunimos en los jardines del Museo del Traje de Madrid para disfrutar de esta experiencia y, sin duda, abrazar a las amigas de siempre, poner piel a otras a las que llevaba tiempo queriendo conocer en persona y, sobre todo, conocer a nuevas blogueras maravillosas y encantadoras, fue lo mejor de un día redondo.

¡Gracias a Nutribén por esa maravillosa oportunidad que nos ha brindado!

 

 

Madreaventura

Periodista, escritora, especialista en Marketing y ventas y, sobre todo, mamá. Mis tres hijos han aportado a mi vida la felicidad más absoluta y me han enseñado a ver el mundo desde su perspectiva feliz, inocente y despreocupada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *