Molusco infeccioso

En las piscinas proliferan los moluscos infecciosos

En las piscinas proliferan los moluscos infecciosos

Hace un par de años escuché por primera vez el término “molusco infeccioso”, una enfermedad dermatológica muy frecuente en niños asociada a ambientes húmedos, tales como piscinas o vestuarios.

El molusco infeccioso, al igual que las verrugas o los papilomas, está causado por un virus benigno que, sin embargo, es tremendamente resistente a los desinfectantes por lo que su contagio es relativamente sencillo, sobre todo en niños con piel atópica o con un sistema inmunológico algo debilitado.

¿Cómo se contagia?

El contagio puede hacerse tras el contacto directo piel con piel o bien mediante el roce con objetos contaminados tales como flotadores, churros de piscina, toallas…

¿Qué síntomas tiene?

El molusco infeccioso es una lesión en la piel que simula un granito pequeño de color carne, aspecto perlado y forma de bóveda. Posteriormente se irá volviendo más blando y podrá observarse un centro húmedo y viscoso. En algunas ocasiones aparece en torno al molusco un área enrojecida que puede llegar a picar (dermatitis del molusco), pero el molusco en sí es una lesión que ni pica ni duele.

El molusco puede aparecer como una lesión aislada o en grupo y suele darse en el tronco (sobre todo el abdomen), las extremidades (sobre todo la cara interna de los muslos), la cara y en ocasiones los genitales.

Si aparecen uno o varios moluscos contagiosos en el cuerpo del niño es importante no tocarlos ni rascarlos ya que en muchas ocasiones el contagio se produce a través de la autoinoculación, sobre todo si éste se desprende y sangra.

¿Cómo se trata?

El molusco tiende a crecer y evolucionar y cuando ha llegado a su punto álgido suele desaparecer por sí solo. La vida media de un molusco contagioso dependerá del individuo pero puede ir desde los 3 a los 18 meses.

Sin embargo, muchos dermatólogos suelen aconsejar eliminarlos en cuanto aparecen para evitar así la propagación del virus a otras áreas de la piel a través de la autoinoculación. Para ello se emplean técnicas como el raspado, la congelación o medicamentos utilizados también para la eliminación de las verrugas.

Nuestra experiencia al respecto

Por experiencia diré que el método que mejor nos ha funcionado para la eliminación de los moluscos ha sido el raspado. Para ello hay que aplicar una crema anestésica (Emla) en la zona afectada 1 hora antes de la intervención y cubrir la piel embadurnada de crema con un apósito casero elaborado con plástico de cocina.

Si la crema se aplica correctamente y se tapa muy bien la zona evitando la entrada de aire, la piel quedará adormecida y el niño no sentirá absolutamente nada durante la intervención.

La intervención –que se hace en la misma consulta del pediatra- consiste en raspar con un bisturí el molusco y dura escasos minutos (en función del número de lesiones a retirar) . Se quedará una heridita similar a la que se queda cuando se levanta una costra que tendremos que limpiar con cristalmina una o dos veces durante las 24 horas siguientes al raspado.

Una vez eliminados los moluscos es probable que éstos no vuelvan a aparecer nunca más pero también hay situaciones en las que esta enfermedad se vuelve crónica y persistente y los niños tendrán que lidiar con ella durante varios años.

¿Cómo evitar el contagio?

Como he comentado al inicio del post, el molusco infeccioso está producido por un virus muy resistente por lo que a veces se hace difícil evitar el contagio, sobre todo entre individuos predispuestos.

Aún así, es importante que inculquemos a nuestros peques el uso de chanclas o escarpines cuando estén en piscinas y vestuarios públicos, y el no compartir sus toallas y objetos personales acuáticos con otros niños. Si aún así, el contagio se produce, el afectado no deberá utilizar las instalaciones hasta haber eliminado el virus para evitar propagarlo al resto de compañeros.

molusco infeccioso

3 thoughts on “Molusco infeccioso”

  1. Vaya! En la vida había oído hablar de esta enfermedad, primera noticia.
    Muchas gracias por compartir esta información y tu experiencia. Tomo nota por lo que pudiera pasar con el tiempo.
    Un saludo

  2. No tenía ni idea. Mi hijo va a matronatación desde los 13 meses y jamás he oído hablar de este molusco. Veo un poco difícil evitarlo, puesto que utiliza gran cantidad de artilugios compartidos porque son de la piscina, colchonetas, churros, juguetes, aros, uff innumerables!
    Mi hijo tiene unas ronchitas en la cara y le sale un granito desde hace meses, eso no es, no? Buscaré imágenes en google, gracias por la info

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *