Madre… y mujer

Cuando alguien me pregunta “¿qué haces en tus ratos libres?” mi respuesta es contundente “ducharme, secarme el pelo y depilarme”. Suena triste pero es la verdad; en eso ocupo mis escasos minutos libres del día.

Mi vida transcurre entre el ir y venir al cole a llevar y recoger al peque; hacer la compra; preparar la comida y la cena para todos; recoger la casa; estudiar el Master en el que acabo de matricularme; trabajar en varios proyectos que tengo en curso y, cuando puedo, actualizar el blog. Dicho así me siento una súper woman y aunque suene algo presuntuoso confieso que a veces no sé como soy capaz de llevar todo tan dignamente.

Al caer la tarde las fuerzas empiezan a flaquear. Los ojos comienzan a cerrarse y la paciencia se me escapa entre los dedos. Los últimos coletazos de la tarde los paso deseando que mi marido llegue de trabajar para que se ocupe del peque y pueda encerrarmea solas  en el cuarto de baño. Mientras me doy una ducha bien caliente trato de relajarme, “es mi momento” – pienso- pero es inevitable no preocuparme cuando escucho llorar al nene, cuando oigo que no cogen el teléfono, cuando recuerdo que la olla lleva demasiado tiempo en el fuego… En definitiva, nunca logro desconectar del todo y mi momento ducha acaba siempre a trompicones y antes de lo esperado.

Este fin de semana he tenido la suerte de asistir al eventoSeguimos siendo las mismas en donde en compañía de buenas amigas he podido desconectar durante más de una hora, hacerme la manicura, darme un masaje y maquillarme. Me he dejado mimar y cuidar y he caído en la cuenta de que realmente lo necesitaba.

La experiencia ha sido tan gratificante que me ha servido para hacer examen de conciencia y replantearme mi día a día. No soy una súper woman ni quiero serlo. Ante todo soy madre pero también quiero seguir siendo la mujer que era antes. Quiero poder darme una ducha de manera relajada, pintarme las uñas, ir a la peluquería, colgarme al teléfono a cotillear con mis amigos, irme de tiendas, salir a tomar un café, disfrutar de un paseo en soledad…

No pretendo ser la misma que era hace tres años ni ocupar mi tiempo de la misma forma. Considero que ahora soy mejor persona, mejor mujer… ahora estoy COMPLETA y esa sensación de plenitud sólo me la ha dado la maternidad. Pero, también extraño esa faceta femenina, joven, vital, coqueta, social… de la mujer de antaño, y eso es lo que quiero recuperar.

Sé que este cambio no se dará de forma radical en mi vida. Sé que necesitaré ayuda, que deberé aprender a organizar mejor mi tiempo y, sobre todo, sé que necesitaré aprender a delegar. Creo que ha llegado la hora de comenzar a confiar en los demás para el cuidado de mi hijo y delegar ciertas tareas sin sentirme por ello peor madre.

Mi peque ya tiene tres años y no me necesita tanto como antes; es más independiente y disfruta muchísimo con los abuelos y los tíos. Así que ha llegado el momento: necesito dar paso en mi vida a esta nueva etapa en la que trataré de recuperar una parte de la mujer que era antes.

24 thoughts on “Madre… y mujer”

  1. El viernes se los decía a Patinadora y a Madres Cabreadas… no os preocupeis que poco a poco se recupera la mujer que llevamos dentro, sin olvidar a la madre que somos siempre. Yo, ahora que el menor tienen 3 años, por fin volví a pintarme las uñas, a llevar pendientes, a ponerme collares largos… lo de la depilación y masajes, aún lo tengo pendiente,… claro está que ni siquiera antes de convertirme en madre era muy vanidosa… de hecho tengo un cierto tipo de “alergia” a los salones de belleza… pero un buen masaje, si que lo disfrutaría.

    1. Me hace gracia lo de los pendientes porque para mí siempre han sido un complemento imprescindible sin el cual no podía salir a la calle y desde que tengo al peque la mayor parte de las veces voy sin ellos. ¡Cómo se me cierre el agujero me da algo! jajaja

  2. Creo que llega un momento después de unos meses (y años) de dura crianza, que nos damos cuenta que también existimos nosotras. Que no cambiaríamos nada, pero que también necesitamos nuestro propio tiempo. Estar en la ducha más de dos minutos, sin tener un espectador esperando a que salgas, o tumbarte en la cama durante más de tres minutos, leyendo o mirando el techo, simplemente porque sí, sin que nadie se acerque y te diga “mamá, quiero esto”, o estar en silencio, sin que nadie, ni niños ni marido te llamen porque te necesitan. Yo… Llevo unos días pensando en que necesito también, mmm, un descanso de mi “yo-madre/esposa” y sentirme libre y joven, y ser yo misma, gritar, cantar, o bailar en pelotas sin tener espectadores dentro de mi propia casa. Y al escribir esto, me siento tan mala madre…

    1. ¡De mala madre nada! Llega un momento en que necesitamos eso, para recuperar la autoestima y para sentirnos as mujeres radiantes que éramos antes. Nunca dejaremos de ser madres, como digo en el post se trata de ser mejores mujeres, más completas y llenas porque ahora somos además mamás 🙂

  3. Volverás a encontrarte, ¡claro que sí! Tu hijo tiene esa edad “mágica” donde va a ir adquiriendo independencia, y por supuesto tu aprenderás a delegar. Todo ello permitirá que te dediques más momento para cuidarte por dentro,…, y por fuera. Y hará que te sientas mejor, y no que seas la de antes…. sino una mujer mucho mejor y más completa. ¡Animo! 😉

  4. ufff buen tema.. aunque mis hijos ya son muchísimo más independiente yo sigo un poco perdida en ese sentido, y es que reencontrarte a veces no es nada fácil. Hay muchas veces en las que realmente tengo tiempo para mí y si te soy sincera la mayoría de esos momentos ya ni sé qué hacer, la costumbre de ir y venir, hacer y deshacer sólo para ellos marca mucho!!

    1. A mí me pasa a veces Zu. Cuando papi se va con el peque al parque a veces me siento perdida… pero es cuestión de organizarnos el tiempo, algo que a mí personalmente me falla mucho. ¡Tenemos que mirar más por nosotras mismas!

  5. aixxx, se me ha borrado el coment,k rabia!
    creo que a todas nos ha pasado eso ,pero poco a poco va mejorando. yo no soy nada coqueta y apenas me dedico tiempo pero por lo menos el poder ducharnos tranquilas?.
    Yo delego bastante en mi pareja, lo llevamos muy compartido y el momento parque casi siempre es de ellos el fin de semana y ahora mismo est´´an comiendo y yo después de estar trasteando por la casa haciendo cosas me puse un ratito en la cama a leerte.
    Mi momento peluquería lo tendré mañana, lo dejo en la guarde y voy a que me arreglen un poco esta cabeza ya que después de un mes sin tener ni tiempo ni ganas de ir estoy que da pena.

    besiños y date una ducha relajante con tapones para no tener interferencias de ruidos…

    1. Lo de la ducha con tapones es una idea fantástica!! jajaja. Hoy, por ejemplo, me estaba duchando y ha entrado al baño un mini-espectador que ha querido meterse conmigo en la ducha. Le he hecho hueco, como no, pero mi momento se ha ido al traste 🙁

  6. Hola a todas! Me siento mas que identificada con tu post, casi me caigo con la parte del final del día: cansancio, falta de paciencia, añorando que llegue mi esposo y vea a los niños mientras yo me doy una ducha. Yo tengo 3 chiquitos, Daniela de 3 años, Roberto de 1 y medio y Nicolás en camino (ya 26 semanas!) y desde que Daniela comenzó el kinder en agosto pasado he tenido un poco mas de espacio para pensar en algo diferente, hasta me he puesto ha hacerle moños para su pelo!! No se como hago tanto, pero a veces siento q la monotonía y las hormonas del embarazo me están afectando en mi humor. Lo del Salon no lo extraño, ya q no soy mucho de arreglarme. Que linda actividad realizaron, las felicito, ya quisiera estar cerca para acompañarlas, un abrazo

    1. Puf Bea! Te admiro mucho porque tienes dos peques en edades complicadas y muy demandantes y encima embarazada de otro. Tienes que estar agotada. Eres una súper mami!
      Ánimo! Y cuando nazca el chiquitín trata de buscar un momento para tí, ¡te lo mereces!

  7. Ayyy como me alegro que llegues a esa conclusion, no creo que seas peor madre por eso.
    A mi me encantaría poder dedicarme un poquito de tiempo, simplemente poder ducharme un dia tranquilamente, pero mi problema es que estoy sola con mi peque hasta muy tarde y es imposible sacar 5 minutos para mi. Pero llegará, se que en algun momento llegara.

  8. Cómo lo entiendo todo!!! Cuando empecé a llevar a mi hijo a la guardería me dolió como a cualquier madre dejar a su pequeño en manos de desconocidas, pero con el tiempo he descubierto que ha sido la forma de encontrar mi momento, el va al ‘cole’ por las mañanas y yo no trabajo dos mañanas, que tengo para mis cositas, he vuelto a pintarme las uñas, e incluso tengo algún rato para hacer mis hobbies (leer, manualidades). Creo que deberíamos tener derecho por ley a nuestro momento diario, debería estar en el estatuto de las supermamás que somos todas. Un abrazo.

  9. Jo neni, qué bien!

    Yo también quiero…mi tiempo libre escaso, lo ocupo en lo mismo que tu, ducha, pelo y depilación jajaja que mecánicas somos las mujeres!

    Que triste suena.

    Pues yo quisiera una puesta a punto como la tuya, pero me temo que no iba a poder sacar el tiempo para dedicarmelo enterito…

    Ah! y lo has clavao, cuando yo me ducho e intento que sea lo más relax posible…todo se pone en mi contra, igual que tu…suena el tf…no contesta nadie…el fuego con la olla…corre que se quema y no lo vigilan….llora la peque y al final reclama a su mami… jajaja identico!!!

    Como ves necesito urgente ese día tan especial…como tu, para ser la misma de siempre.

    un besazooo

  10. Mi hijo tiene 4 años y medio. Yo siempre estoy pendiente de él y ultimamente trato de tener mas tiempo para mi porque me he descuidado mucho.
    Hoy me di cuenta q me estaba demorando mas de lo normal frente al espejo viendo q ponerme (y me parece bien). El tambien se dio cuenta y se fue solo a mojarse el cabello para peinarse, se viste solo y me siento muy bien de que el aprenda a ser mas independiente y me de tiempo para mi tambien 😀

    1. Poco a poco vamos consiguiendo cositas. ¡Ánimo que pronto podrás disfrutar de una tarde entera para tí mientras tu niño se entretiene solito y se lo pasa fenomenal!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *