Beneficios de la lactancia materna

lactancia

Morguefile.com

No cabe duda de que la lactancia materna es la mejor opción que hay para un recién nacido. La leche de mamá contiene todas las proteínas, grasas y vitaminas que un bebé necesita para desarrollarse de forma sana además de fortalecerle su sistema inmunológico y prevenirle de enfermedades gastrointestinales durante los primeros meses de vida. Los estudios científicos que se han hecho al respecto han demostrado además que la leche materna previene de forma eficaz contra enfermedades futuras como asma, alergias alimenticias, diabetes o sobrepeso.

Para la madre, amamantar a su hijo de forma natural le ayuda en la involución del útero, haciéndole perder peso más rápidamente y evitando las hemorragias. Además, previene de graves enfermedades como el cáncer de mama.
Todas estas ventajas podrían ser más que suficientes para optar por amamantar en lugar de recurrir a las leches artificiales, pero existen otras ventajas que convierten la leche materna en la forma más práctica que nos ofrece la naturaleza para alimentar a nuestros bebés:
  • siempre está lista y a la temperatura adecuada para el recién nacido;
  • podemos disponer de ella en cualquier momento y situación;
  • es higiénica. El pecho no necesita ser lavado y/o esterilizado antes de cada toma como ocurre con los biberones y tetinas
  • no cuesta dinero (¡las leches artificiales suponen un desembolso mensual importante para cualquier familia media!).

A menudo se dice que la lactancia materna establece un vínculo madre-hijo mucho mayor que si se les alimenta con biberón. Pero las madres que han optado por lactancia artificial también pueden conseguir fortalecer este vínculo dando el biberón como si dieran el pecho, esto es, apoyando la cabecita del bebé sobre el pecho desnudo para que sientan el corazón mientras comen (recomiendo la lectura del artículo de Ibone Olza). 

Y ya por último no debemos olvidar que la OMS recomienda la lactancia materna en exclusiva los seis primeros meses del bebé y a partir de entonces mantenerla, idealmente, hasta los dos años de edad, acompañándola de los alimentos apropiados que se vayan introduciendo en la dieta del bebé.

5 thoughts on “Beneficios de la lactancia materna”

  1. >Completamente de acuerdo contigo, Silvia.A pesar de estar convencida de las bondades de la lactancia materna desde antes de quedarme embarazada, mi experiencia fue de lo más frustrante. Las mastitis y las grietas hicieron que mi primer mes como madre rondara la pesadilla.Finalmente, y pese a la presión social, abandoné la lactancia, descubriendo ventajas en el biberón que nadie suele mencionar: saber exactamente cuánto está comiendo el peque, poder compartir la tarea de alimentar al bebé con su padre o recuperar el control sobre tu propio cuerpo.

  2. >¡Exactamente! Creo que ambas modalidades tienen su parte buena y lo más importante es disfrutar del momento. Isa, nosotras lo intentamos y no pudo ser o no resultó como esperábamos así que debemos estar orgullosas de haberlo intentado, hacer caso omiso a presiones sociales y volver a disfrutar de nuestros bebés.Me alegro de que al final tomaras la decisión que más os convenía a tí y a tu peque 😉

  3. >Para mi es un orgullo haber dado teta al mayor hasta más allá del año y seguir el mismo camino con el segundo, que como suelo decir es todo mío pues casi con seis meses le he criado con i leche. Vamos que si tengo que dar un bibe seguro que lo hago mal… Pero ha sido elección propia y me ha ido bien. Sólo quería decir que creo que eso de que "tengo poca leche" es una leyenda urbana: hay que poner al pecho al niño más a menudo y la leche sube lo necesario y que grietas tenemos todas (yo al menos con los dos pero prueba superada, al poco pasan) y que tuve una mastitis… antes de parir al segundo! Normalmente muchas mujeres dejan el pecho precisamente cuando viene lo mejor, ya sea porque se incorporan al trabajo o porque se les hace pesado y duro. Cuando pasan unos meses y el nene combina con otros alimentos es una maravilla, puesto que ya no es tan esclavo y no hay ningún problema y creo que el nexo que se crea es realmente único. Ánimo a las que empiecen, sólo es cuestión de tiempo y paciencia, merece la pena y a la larga los malos ratos se olvidan.Áy, qué pena me dio después el día que decidí no darle más pecho al mayor… que ya tenía 13 meses!

  4. >¡Yo gracias a Dios no tuve grietas!. Lo que sí tuve claro desde el principio era que quería disfrutar de la lactancia y no sufrir con ella, por lo que abandonaría en cuanto tuviera grietas, mastitis o cualquier otro problema. ¡Bastante sufrí en el postparto como para seguir sufiendo por dar de comer a mi hijo!Al final lo dejé antes de tiempo por la alergia que tuvo mi niño pero la verdad es que como muy tarde lo habría dejado en el momento en que se le empiezan a introducir nuevos alimentos.Personalmente hasta los 13 meses me parece excesivo pero lo importante es que ambos disfrutárais.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *