La cesárea paso a paso: cómo transcurre y qué se siente

La cesárea es uno de los temas que más interesan en mi blog. Haber pasado por tres experiencias y haber hablado de ello en más de una ocasión, hace que mucha de la gente que busca información sobre esta cirugía acabe en mi web. Una de las dudas que más me planteáis es cómo es una cesárea paso a paso, qué se siente durante la operación y cómo se desarrolla todo.

Aunque mis tres experiencias han sido muy diferentes (podéis leer aquí mi primera cesárea, mi segunda cesárea y mi tercera cesárea), en todas ellas ha existido un mismo procedimiento y sensaciones físicas que paso a describir para quien venga buscando información sobre este tema. Pero antes, quiero recalcar que este post está basado en MI EXPERIENCIA y que habrá quien lo haya vivido o lo viva igual y para quien, en cambio, sea muy diferente.

Te tocará ir en ayunas

Si se trata de una cesárea programada te tocará ir en ayunas de ocho horas de comida y bebida. Según la fecha en la que te toque parir esto es una lata, ya que si hablamos de meses calurosos el ayuno de líquidos se hace muy cuesta arriba.

Preparación previa

Mi recomendación es que vayas a la operación bien rasurada de casa. La incisión la hacen normalmente cinco dedos por debajo del ombligo, justo en la línea del pubis por lo que la zona necesita estar bien depilada. Si el volumen de tu tripa te lo impide, pide ayuda a tu pareja, a algún familiar o una amiga de confianza.

Sin duda tú te lo harás mucho mejor y con más mimo y cuidado que si te lo tuvieran que hacer en el hospital.

Por otro lado, también aconsejo que te pongas un enema unas horas antes de la operación para que te puedas olvidar de ir al baño las horas posteriores a la misma. Hay hospitales donde esta práctica es obligatoria y otros que lo dejan a tu elección, pero mi recomendación desde luego es que lo hagas.

Y ya por último, no olvides desmaquillarte las uñas de las manos y pies, aunque esta es una recomendación que  probablemente te den los médicos antes de la operación. El motivo exacto no lo sé pero tengo entendido que tapar con esmalte el color natural de las uñas podría ocultar síntomas de anomalía en la circulación sanguínea.

Antes de ir a quirófano

Antes de ir al quirófano te darán una bata para que te cambies, un gorro para tu cabeza y te pedirán que te quites todas las joyas que tengas.

En mi última cesárea, y a pesar de llegar recién duchada de casa, me pidieron que me volviera a lavar con un jabón antiséptico específico que me dieron en el hospital como parte de la preparación previa a la operación.

La vía para la medicación

La vía que me pusieron en mi tercera cesárea me causó un hematoma que me duró semanas, y me dañó tendones y nervios de la mano. Estuve en rehabilitación durante meses.

En quirófano (o quizá te lo hagan en la misma habitación antes de la operación) te cogerán una vía para el suero y la medicación. ¡Atención! Pide que la vía te la pongan en el antebrazo y no en la mano por varios motivos:

  • El primero es porque duele mucho más el pinchazo en la mano que en el brazo, al menos desde mi experiencia
  • El segundo motivo es porque en la mano es mucho más sencillo que la vía se escape ante un movimiento o un roce. Si se te sale la vía te dolerá bastante, te sangrará y tendrán que volver a pincharte de nuevo para colocártela.
  • Y por último, tendrás mucha más libertad de movimiento con la vía puesta en el antebrazo que en la mano.

Ten en cuenta también el brazo en el que te pinchen. Mi consejo es que si eres diestra te pinchen mejor en el izquierdo.

 

Preparativos en quirófano

Una vez llegues al quirófano lo primero que harán será cambiarte de cama. Dejarás la cama de la habitación en la que te haya llevado el celador y pasarás a la mesa de operaciones. Muchísimo más estrecha e incómoda.

Luego te desnudarás, te pincharán la anestesia, te colocarán el pulsómetro, la sonda vesical y el oxígeno nasal.

La anestesia raquídea

Ya en quirófano te pondrán la anestesia que, normalmente en estos casos, suele ser raquídea y no epidural. La diferencia principal es que la anestesia raquídea tiene efecto inmediato y dura poco tiempo, por lo que una vez terminada la operación, comenzarás enseguida a recobrar la sensibilidad y movilidad de las piernas.

Para que te puedan pinchar la anestesia deberás poner la espalda en forma de C, sacar un poquito el culete hacia afuera y pegar la barbilla al pecho. El anestesista te irá guiando hasta dar con la postura correcta.

Luego te pincharán la anestesia y a pesar de que siempre ha sido uno de mis mayores miedos, os aseguro que no duele nada. Imagino que tendrá mucho que ver en esto la técnica del anestesista, pero como mucho se siente un dolor punzante que dura un par de segundos y enseguida desaparece.

El efecto es inmediato por lo que una vez te hayan pinchado necesitarás ayuda para volver a tumbarte. Es probable que notes las piernas; es decir, que sientas si te tocan o si te presionan pero serás incapaz de moverlas.

La sonda vesical

Una vez anestesiada procederán a colocarte la sonda vesical para recoger la orina durante las  horas siguientes a la operación.

Obviamente, al estar anestesiada no notarás absolutamente nada mientras te ponen la sonda aunque puede que cuando pase el efecto sí notes alguna molestia o escozor, sobre todo cuando te muevas en la cama.

El momento de retirarla puede que sea algo desagradable pero en ningún caso doloroso. Mi recomendación es que tomes aire profundamente y vayas soltando muy poco a poco mientras la retiran. Es cuestión de segundos. Después te notarás algo molesta y con escozor, pero a medida que vayas vaciando la vejiga por tí misma esas molestias irán desapareciendo.

La operación en sí

Hecho todo esto llega el momento de la operación en sí. No notarás dolor pero sí muchas sensaciones. Lo más desagradable es el momento de sacar al bebé porque sentirás una enorme presión en tu interior. Notarás que te mueven, te presionan, tiran de tí…Y estas sensaciones pueden alargarse durante varios minutos, en función de lo encajado que esté tu hijo.

Pero no temas porque en todo momento el anestesista estará muy pendiente de ti y si la tensión te bajara, te marearas o estuvieras especialmente impresionada, él te ayudará.

Cuando saquen a tu bebé sentirás una liberación física indescriptible, ya no sólo porque dejarás de notar todos esos tirones y presiones dentro de tí ,sino porque sentir de pronto tu vientre vacío y ligero es realmente liberador.

El momento de suturar vuelve a ser algo molesto porque notarás que tiran y que menean mucho la carne para que quede todo bien cosido. Pero repito, en ningún momento sentirás dolor o sensaciones difíciles de soportar así que no tengas miedo.

El despertar

El tiempo que estén en quirófano será de aproximadamente 45 minutos (entre preparación, anestesia y operación). Después, algunos hospitales te dejan en la sala de reanimación hasta que el efecto de la anestesia va pasando.

Es probable que sientas frío, muchísimo frío. Es un frío insoportable, que te hace tiritar sin control, castañear los dientes y casi no poder articular palabra. No se exactamente a que se debe; si es un efecto de la anestesia o de la propia intervención, pero es un efecto secundario que si te toca sufrir (de tres cesáreas yo lo he vivido en dos) es realmente molesto.

En cuanto a la sensibilidad de las piernas, lo más probable es que no tardes en recuperarla y enseguida notes que empiezas a moverlas. Con ello también comenzarán los dolores postquirúgicos.

Medicación

Te suministrarán antibióticos y medicación compatible con la lactancia que te ayude a controlar los dolores. Aún así, si estuvieras muy dolorida no dudes en decírselo al médico porque quizá puedan elevarte la dosis o ponerte algún otro medicamento puntual para ayudarte a descansar y recuperar fuerzas.

También te pincharán heparina para evitar la formación de trombos durante el postoperatorio y te darán instrucciones para que sigas pinchándote una vez te hayan dado el alta durante seis semanas más.

En mi blog os he compartido consejos para una mejor y más rápida recuperación, así como las cosas que nadie te cuenta sobre esta intervención.

Espero que, si vas a pasar por una cesárea, la descripción de lo que te harán y lo que sentirás en todo momento te haga ir más confiada al quirófano. Seguramente nada ni nadie te quiten el miedo lógico a la intervención, pero todo pasa y el recuerdo del nacimiento de tu bebé eclipsará todo lo demás. ¡Disfrútalo!

 

Madreaventura

Periodista, escritora, especialista en Marketing y ventas y, sobre todo, mamá. Mis tres hijos han aportado a mi vida la felicidad más absoluta y me han enseñado a ver el mundo desde su perspectiva feliz, inocente y despreocupada.

Deja un comentario en: “La cesárea paso a paso: cómo transcurre y qué se siente

  • 01/09/2017 en 5:17
    Permalink

    Buenas

    Estuve leyendo tu articulo y hay muchas informacion que no sabia que me has enseñado, esta genial..

    te queria devolver el tiempo que dedicaste, con unas infinitas gracias, por aconsejar
    a gente como yo jejeje.

    Besos

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *