De habitación de bebé a cuarto infantil

La semana pasada compartía un post con consejos para decorar y organizar una habitación de un niño que cada vez es menos “niño”. Y es que los peques crecen rapidísimo y por eso considero fundamental comprar los muebles con vistas al futuro de manera que se puedan aprovechar el mayor número de años posibles cambiando tan sólo algunos detalles de la decoración.

Hoy, en cambio, os vengo a hablar de la habitación del bebé y de cómo poder alargar su uso hasta los seis o siete años, aproximadamente.

Habitación de bebé

Cuando nos planteamos la compra de la habitación del bebé, nos encontramos con dos posibles opciones:

  • Optar por muebles económicos y “de paso”, es decir, que duren tan sólo unos meses y posteriormente pasar a comprar una habitación infantil con camita y otros accesorios.
  • Comprar muebles de mayor calidad que permitan su uso más allá de la etapa de bebé, reconvirtiéndolos en otros.

Nosotros optamos por la segunda opción y hoy os cuento el proceso de cambio que ha tenido la habitación de mi niña.

Los muebles que compramos para la habitación de nuestra bebé fueron:

  • Cómoda con adaptador para convertirla en un amplio cambiador
  • Butaca de lactancia que trasladamos al salón cuando dejó de ser útil. Esto puede no ser práctico o de utilidad para algunas mamás, pero en mi caso buscaba crear un rinconcito tranquilo, íntimo y cómodo para dar el pecho a mi bebé, por lo menos hasta ir adquiriendo práctica.
  • Cuna de 1,60 cm de largo convertible en cama. He de decir que mi niña utilizó la cuna de forma muy esporádica porque colechó con nosotros hasta los 18 meses, pero sí la usamos para alguna siesta puntual o simplemente para jugar con sus muñecos.

 

Habitación infantil de niña

Cuando llegó mi Pequeño, decidimos sacar a Pulguita de nuestra habitación para que las tomas nocturnas del chiquitín no le afectaran al sueño, y fue en ese momento cuando adaptamos la habitación del bebé a lo que es hoy:

 

  • Quitamos un lateral de la cuna y quedó convertida en una cama de 1,60 cm de largo y 70 cm de ancho que tendrá todavía unos cuantos años de vida.
  • Quitamos el adaptador del mueble cambiador y quedó convertido en una cómoda con cajones muy amplia y útil
  • Tan sólo tuvimos que comprar una mesita de noche y la habitación quedó perfecta.

Como comenté en el post de la habitación de mi Mayor, pocas veces Pulguita duerme en su cama porque prefiere hacerlo con su hermano, pero ahora que estamos en pleno proceso de “independencia” de mi Pequeño, probablemente todo cambie.

¿Querrá el peque compartir cuarto con alguno de sus hermanos? ¿O quizá quiera hacerlo con los dos? ¿O preferirá una habitación para él solo?…

La tercera entrega (que me huelo que será una habitación triple) ¡próximamente! ;-))

Madreaventura

Periodista, escritora, especialista en Marketing y ventas y, sobre todo, mamá. Mis tres hijos han aportado a mi vida la felicidad más absoluta y me han enseñado a ver el mundo desde su perspectiva feliz, inocente y despreocupada.

2 thoughts on “De habitación de bebé a cuarto infantil

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *