Un sueño roto

Las pérdidas gestacionales tempranas son un tema tabú en nuestra sociedad. Quienes lo padecen no suelen hablar de ello por varias razones:

  • En la inmensa mayoría de los casos los médicos lo consideran “normal” no dando ningún tipo de importancia a este hecho por lo que, aunque para la mujer sí lo tenga, puede que no se sienta comprendida hablando de ello.
  • Poro otro lado, suele incomodar escuchar hablar de este tema. El interlocutor no sabe qué decir, cómo actuar o cómo consolar y, en muchísimos casos, la persona que escucha no ve ni entiende el drama que esa pérdida ha podido suponer para quien lo cuenta y es probable que incluso reste importancia a lo ocurrido.

He estado embarazada en cinco ocasiones pero sólo dos han salido adelante. Sobreponerse a una pérdida gestacional no siempre es sencillo: hace falta un ejercicio de positivismo y saber cerrar correctamente esa etapa para poder mirar al futuro con ilusión y esperanza.

Desde el primer momento en que se produce un embarazo ya se habla de una nueva VIDA. A las 7 semanas el corazoncito de ese nuevo ser ya late con fuerza y casi desde el primer minuto en que ves las dos rayitas en el test ya te sientes mamá. Te ilusionas, haces planes, se lo dices a tu entorno más cercano e incluso, inconscientemente, te visualizas con tripita o con tu hijo en brazos.  Continuamente piensas en cómo será tu vida a partir de ese momento, te cuidas y no dejas de pensar en el bebé que crece dentro de tí.

Pero de pronto un día, sin saber porqué, todo se tuerce y tus planes de futuro se desmoronan como un castillo de naipes. Te preguntás porqué y por mucho que trates de asumir la perdida quizá nunca sepas el verdadero motivo de porqué se fue… El entorno, e incluso el personal médico, no suele ayudar con sus comentarios:

“No sufras: ya tienes un hijo estupendo” (en el caso de que ya seas madre); “Eres muy joven, podrás intentarlo más adelante”; ” La naturaleza es sabia, si ha pasado es por algo”; “Tampoco es para tanto: estabas embarazada de muy poquito”; “No llores, hay cosas peores en la vida”… Frases dichas sin ningún tipo de tacto que muchas veces lo único que hacen es acrecentar el dolor.

Sirvan estas palabras para animar y acompañar a todas las mujeres que hayan pasado por lo mismo. Encontrar empatía y comprensión es fundamental para afrontar el momento con la mayor serenidad posible.

17 respuestas en Un sueño roto

  1. Deyi 05/09/2011 at 13:41 #

    Me quedo sin palabras y ya sabes el porqué.
    Cuídate mucho y ánimo.
    Besos.

  2. Silvia 05/09/2011 at 17:33 #

    Lo sé… Es una pena y aún me duele cuando lo pienso ;-( ¡Ojalá pronto pueda borrarlo de mi mente!
    Gracias por tu apoyo. Sé que me entiendes mejor que nadie

  3. Claudia 18/10/2011 at 20:45 #

    Creeme que me identifico con cada palabra que has escrito. Te cuento mi experiencia, perdí a mi primer bebé, su corazoncito se detuvo casi a las 10 semanas, fue una de las experiencias más horribles y sólo alguien que ha pasado por la misma situación es capaz de comprenderte. Para los demás pareciera que “no es para tanto” y eso te hace sentir peor, aun ahora el dolor no desaparece pues siento que pude haber hecho algo por mi bebé, tuve hemorragias leves pero mi ginecóloga parecía no darles mucha importancia así que trataba de no preocuparme y seguir sus indicaciones, debí cambiar de médico en ese momento pero como madre primeriza confié en ella, cuando decidí buscar una segunda opinión era demasiado tarde, el sentimiento de culpa jamás se marcha. Aún pienso en lo que hubiera sido, aún necesito saber qué salió mal pues nunca lo supe, mi esposo lo tomó tan bien que por un tiempo le culpé por no sufrir como yo lo hacía. Ahora el dolor se ha mitigado pero aún está ahí y al recordar, lágrimas aún aparecen. Con mi segundo embarazo desarrollé preeclampsia grave con 28 semanas, mi bebita nació por cesárea de emergencia por desprendimiento de placenta. Pero gracias a Dios después de 60 dias en el hospital pude al fin tenerla conmigo. De nuevo, qué hice mal, por qué a mi. Si me cuidé, hice todo lo que me decían. ¿Por qué? De nuevo no hay explicación. Cuando supe que esperaba otro bebé a los 10 meses de mi bebita se me vino el mundo encima, no sabía qué esperar, sentí miedo pues con mi niña ambas estuvimos bastante graves, no quería arriesgarme a que algo malo me pasara y dejar a mi niña, me pasé llorando los primeros meses pues mis probabilidades de complicaciones eran altas. Y bueno, pues, nada mi embarazo, fue perfecto ni una mínima complicación, mi bebito nació sano y mi recuperación espléndida. Tengo dos niños muy sanos mi niña de dos años y mi niño de 11 meses. Pero ¿por qué tuve que pasar por todo ese sufrimiento y al final fui capaz de hacerlo bien? ¿Por qué no pude mantener a mi primer bebé en mi vientre? y ¿Por qué a mi niña apenas el tiempo suficiente para darle una oportunidad? Si todo en mí parece estar bien y pude llevar a término a mi niño. Esas experiencias me han hecho más fuerte, trato de vivir lo que tengo ahora, disfrutar de mi hermosa familia, el presente, pero nada puede borrar el pasado y es inevitable echar un vistazo atrás de vez en cuando. Te deseo lo mejor hoy y siempre, a ti y a los tuyos. Me encanta tu página, por lo que he leído puedo ver que eres una maravillosa persona y adoras a tu bebé. Gracias por dejarme compartir mi experiencia.

  4. Silvia 19/10/2011 at 12:45 #

    Hola Clauda, gracias por pasarte por mi blog y compartir tu experiencia.
    Lo que has tenido que vivir es realmente doloroso. No alcanzo a entender lo que debiste sufrir… El aborto es algo horrible y, por mucho que trates de pensar objetivamente, siempre te sientes culpable de ello aunque no tengas culpa de nada.
    Lo que pasaste con tu bebita debió ser un sinvivir. Lamento muchísimo que tuvieras que pasar por esos 60 días de dolor tan grande. Suerte que todo pasó y hoy puedes abrazarla con fuerza y decirle, una y otra vez, lo fuerte y valiente que fue.
    Tú no tienes culpa de nada. La prueba está en tu segundo hijo. La naturaleza a veces nos lo pone difícil pero el amor de una madre logra superar todas las pruebas del destino.
    Un beso

  5. beatriz molinos aranda 04/01/2012 at 22:17 #

    Hola Silvia….ay, ¿qué te voy a decir? Pardí a mi niña cuando estaba de más de 4 meses, aunque la tuve en mis brazos quiero a Ana…y cuando pensé que nunca más me animaría hoy tengo a Adriana (que lleva Ana). A todas las que paséis por aquí os dejo una canción que parece que David Bisbal la hizo para nosotras…Mi princesa. Un besazo enorme

  6. Silvia 08/01/2012 at 12:45 #

    Hola Beatriz, Qué bonito lo que cuentas. Me has puesto los pelos de punta y me parece precioso el nombre de tu niña en honor a su hermanita. Siento mucho que también pasaras por ese duro bache. Un beso grande

  7. Sardinasperoconp 29/03/2012 at 23:29 #

    Nunca había leído esta sección de tu blog. Hace dos semanas, el día de San José, perdimos a nuestro segundo bebé. Estaba tan sólo de 9 semanas, pero ya le hablaba. La experiencia de ser madre me ha ayudado a valorar cada segundo, cada latido…
    Fue muy duro para mí y tengo miedo de quedarme embarazada de nuevo y que me vuelva a pasar…
    Perdona que te lo cuente, después de leer esto, sentía que tú me podrías entender.
    Un beso fuerte…Mi “angelito” y los tuyos nos cuidan desde arriba…

    • Silvia 03/04/2012 at 18:52 #

      Ay nena, como te entiendo y como lamento que hayas pasado por lo mismo…
      Sólo el tiempo te acabará curando, aunque suene a tópico y te parezca imposible.

      Mucho ánimo que, como tú dices, nuestros angelitos harán el resto.

  8. Zary 21/06/2012 at 2:20 #

    Mi última entrada habla precisamente de esto. Un abrazo desde el alma.

    • Madreaventura 26/06/2012 at 13:38 #

      La leí Zary, y me encantó. Este sentimiento sólo lo comprendemos quienes hemos pasado por ello. Gracias por tus palabras

  9. Aidixy y sus cosas 18/09/2012 at 11:54 #

    Acabo de leer tu experiencia. Yo pasé por lo mismo que tú. Tuve a mi mayor, y cuando pasaron los años decidimos buscar al siguiente, en la primera me quedé embarazada, test positivo, visita de rigor al ginecólogo, se ve el saco y tal, y justo al día siguiente me levanté con una hemorragía, ya lo sabía yo sin que el médico me explorase, ese embarazo se había interrumpido.

    En cuanto pude, volvimos a la carga, no quería demorarlo más en el tiempo, por lo mismo, pensando que cuando volviese a estar embaraza todo pasaría. Tardé cerca de medio año en volver a quedarme embarazada, me iba a volver loca, porque en las dos ocasiones anteriores, había sido en el primer mes.

    Cuando llegó la fecha probable de parto del aborto, se nota un bajón, pq dices, ahora habría nacido; a la semana, al mes… Pero cuando nace tu siguiente hijo, en mi caso de nuevo hija, ese vacio se disipa.

    Esa pena se va, porque tienes a tu pequeña entre tus brazos, y aunque es duro piensas: si he tenido que pasar por eso, para llegar a tener esta preciosa niña entre mis brazos, fue por algo.

    Y es cuando dejas de pensar en los meses que habría cumplido.

    Ojo, también dejo claro, que mi aborto fue de 8 semanas, estaba de poco, no me quiero ni imaginar si hubiese estado de más, hablo únicamente de mi experiencia, que comparada con lo que pasan algunas mujeres, lo mio no es nada, quiero que quede bien claro.

    Animo!!!

    Un abrazo

    • Silvia 24/09/2012 at 10:30 #

      Hola cielo, ¡qué alegría tenerte en mi blog! Muchas gracias por pasarte y contarme tu experiencia
      Pues a diferencia que tú yo sí pienso que es un drama gordo estés del tiempo que estés (aunque lógicamente todo depende también de la psicología de cada mujer y de cómo se lo tome cada una). Creo que en cuanto ves el este de embarazo positivo ya te sientes madres porque (se supone) que es algo que has meditado y planeado, a veces durante muchos meses. Por eso el perder a tu bebé, se esté en la semana que se esté es terrible porque de golpe se pierden un montón de ilusiones y planes que ese test te había permitido hacer :-(

      Me alegra que lograras tener a tu ansiada princesa! :-)

  10. Aidixy y sus cosas 18/09/2012 at 11:56 #

    Por cierto, sin olvidar decir, que el primer trimestre de mi último embarazo fue un horror por el miedo que tenía a que me sucediese lo mismo. Me inventaba cosas para ir a urgencias a que me hiciesen ecografías, nunca estaba tranquila. Cuando pasé de las 16 semanas, respiré y me relajé. Antes? nada, siempre asustada y con pesadillas.

    • Silvia 24/09/2012 at 10:31 #

      Jajajaja! Yo también necesitaba ver a mi bebé constantemente en ecografías y también hacía lo imposible por ello #estamosmáspáalláquepáacá

  11. MªJosé 26/10/2012 at 9:43 #

    Tiene que ser una de las experiencias más desagradables que hay en la vida. Mis ánimos a todas las mamás (y los papás) que han pasado por ello.

  12. Mamá por bulerías 27/11/2012 at 21:33 #

    Lo siento guapa, es algo que sólo puedes sentir cuando lo vives en tus carnes pero te entiendo.
    Cuando yo con mis 18 añitos me quedé embarazada todos a mi alrededor me aconsejaron que abortase.
    Sentí como me quitaban algo mío y cuando me vi en el médico con mi madre y ella dijo que no lo iba a tener supe que sí iba a tenerlo.
    Pienso en todas las que han perdido sus bebés y qué mal me hubiera sentido si lo hubiera hecho,..

    Muchiiiiiiisimo ánimo :-)

Deja un comentario