Contacto

Tu nombre (requerido)

Tu Email (requerido)

Asunto

Tu Mensaje

*NOTA: NO AUTORIZO el envío de notas de prensa ni boletines informativos periódicos. Si deseas hacerme llegar una información te pido que te pongas previamente en contacto conmigo para autorizarlo, de lo contrario toda la información NO PEDIDA que reciba será tratada como spam.

 También puedes dirigirte a mí a través de mi correo: sermadre.unaaventura@gmail.com
¡Gracias!

Deja un comentario en: “Contacto

  • 15/05/2013 en 22:11
    Permalink

    Encontré este maravilloso blog en google, casualmente tratando de encontrar un articulo que hablara de los llamados “Terribles 2 años”, entonces fue cuando lei unos de sus artículos con su experiencia vivida en el tema y me identifiqué mucho con usted. Yo me encuentro ahora en ese tunel del que usted habla y del que a veces pensamos que no podemos salir. Mi hija tiene 2 años y 3 meses, tiene cien rabietas al dia por asi decirlo, hace dos meses que va a guarderia porque yo con ella todo el tiempo en la casa pensaba que iba a colapsar de un momento a otro, y no tengo suplente. Mi esposo vive lejos de nosotras en estos momentos. Mi hija es muy cariñosa, simpática, ocurrente, le gusta el baile, pero a su vez es muy inquieta, no se entretiene con nada más de 1 min, y cambia de actividad continuamente. Yo a veces me digo que a ella hay que estarla batiendo como el merengue, es muy dificil complacerla, es muy testaruda, duerme mal en las noches, llora mucho y a veces sin lágrimas y sin un motivo que lo requiera. Yo soy psicologa aunque en estos momentos no lo ejerzo, pero me cuesta mucho lograr una armonía con ella. Cambia mucho de estados de ánimos, pasa de la risa al llanto con tremenda facilidad. Ahora es todo yo solita, lo que me entorpece a veces avanzar con ella, sobre todo cuando tengo prisa por salir. Ese vestido no me gusta, ese tampoco, esa musica esta fea, todo es no, no me gusta. Para bañarse es una odisea, hay que tratar de convecerla porque se tira en el piso y hace como gusano, para lavarle la cabeza otra odisea, para lavarle la boca y peinarla la segunda guerra mundial. Para comer es otra historia, aunque no me puedo quejar mucho en ese sentido, pero también de alguna manera trata de dar su batalla. Por las noches tengo que cantarle en el sillón las mil y unas canciones para lograr dormirla, yo me duermo antes que ella, solo saco fuerzas para llevarla a su cuna y caigo detrás. En las madrugadas se despierta con frecuencia, llorando que quiere agua, o leche, o simplemente tiene miedo. Ya leche no le doy, agua siempre tengo en la mesita de noche, y para el miedo trato de calmarla diciendole que estoy a su lado, pero a veces forma un berrinche que poco ayudan mis palabras. Otras madrugadas no me percato en que momento la pasé para mi cama y amanece durmiendo al lado mio. Estoy exhauta, espero que esta etapa pase rápido, la esperanza es que a los 3 años mejoran mucho! espero en Dios que asi sea. Espero no haberla cansado con mi historia, quiero que sepa que me reconfortó mucho leer sus vivencias de esa etapa, me sentí identificada y me esperanzó saber que no soy la única y que es una etapa normal en su desarrollo. Saludos cordiales.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *