Todas las mujeres sufren diástasis abdominal durante el embarazo

Uno de los post que más interés ha suscitado últimamente es aquel en el que os hablaba acerca de la diástasis abdominal, cómo se producía y qué hacer una vez ha sido diagnosticada.

Días después de escribir ese artículo, Rafael Vicetto, director de fisioterapia de la Clínica Vicetto, se puso en contacto conmigo para darme más información acerca de esta dolencia tan común en muchas mujeres.

Os comparto algunas de las pinceladas que me ha dado pues considero que son interesantes para complementar el post que en su día escribí sobre este tema y conocer un poquito más acerca de una dolencia que muchas mujeres sufrimos y que, sin embargo, poco sabemos sobre ello.

diástasis abdominal

Imagen extraída de la web Fisiovicetto

 

La diástasis abdominal durante el embarazo

El 100% de las mujeres sufre diástasis de rectos abdominales durante el embarazo, en mayor o menor medida, ya que el útero debe  crecer en el interior del abdomen para albergar al bebé.

El grado de la diástasis dependerá, entre otros factores, de las actividades que se realicen durante la gestación, pues los malos hábitos posturales, los movimientos forzados con flexión de tronco u otro tipo de movimientos incorrectos dañan la línea central del abdomen acrecentado el problema. Por otra parte, si en el momento del parto se han realizado maniobras de gran presión en el abdomen, el tejido se puede dañar mucho más aún.

Por ello, para prevenir un mayor grado de diástasis abdominal hay que saber qué ejercicios posturales y de movimiento debemos evitar durante el embarazo pero también es importante haberse recuperado de embarazos previos para no sumar a un tejido afectado por una anterior gestación, un nuevo embarazo.

El tratamiento de stopdiastasis que llevamos a cabo en la clínica tiene muy buenos resultados, pero es importante saber que dependiendo del grado del daño que tenga el paciente, la recuperación puede que no sea completa.

En casos de gran daño abdominal la mejora es increíble (en este vídeo se puede ver el antes y el después de una diástasis tras un tratamiento de fisioterapia http://stopdiastasis.com/antes-y-despues ) y aunque en algunas ocasiones se requiere cirujía, es importante saber que no es lo mismo operar una diástasis de 7 cm que una de 2,5 cm por lo que también es aconsejable trabajar previamente a la operación para facilitar la labor del cirujano.

Lumbalgias, ciatalgias, problemas digestivos o problemas urogenitales y de suelo pélvico son los principales efectos secundarios que acarrea la diástasis de rectos abdominales, por lo que trabajar y mejorar esta dolencia va a repercutir en una mejor salud del resto de las estructuras.

Para más información: www.fisiovicetto.com

,

Sin comentarios

Deja un comentario