A mi recién nacido

Mi Pequeño

Imagen personal

A pesar de que llegaste al mundo tras una cesárea larga y complicada, ver tu carita recién salido de mí fue la mejor de las recompensas.

Aún unidos a través del cordón, y con tu piel completamente blanca a causa del vérnix, el pediatra te acercó a mi cara para que pudiera besarte y hablarte y en aquel momento, tu vigoroso llanto cesó. Pude ver como abrías tus enormes ojos para mirarme y a pesar de estar rodeados de gente, en ese preciso instante y durante unos segundos, sentí que nos quedábamos a solas tú y yo. Conociéndonos. Estudiándonos. Y sintiendo esa punzada de amor tan inmensa que sólo una madre es capaz de sentir al ver por primera vez a su hijo.

Aspiré tu olor a vida. Acaricié tu suave piel y tu cabecita redonda cubierta por una ligera pelusa rubia. Te dije lo muchísimo que te quería y lo felices que íbamos a ser los cinco juntos.

Cuando te alejaron de mí para pesarte y reconocerte comenzaste de nuevo a llorar con fuerza y ya no dejaste de hacerlo hasta que nos reunimos de nuevo en la intimidad de la habitación. Te puse sobre mi pecho y ya no nos hemos separado desde entonces. Tu posición de ranita sobre mí y tu respiración pausada son un verdadero imán.

Hoy cumples tres semanas. Tres semanas en las que todos hemos vuelto a sentir la emoción de tener de nuevo un recién nacido en casa.

Me confieso tremendamente enamorada de ti. De tus ojos grises y tus largas pestañas rubias, de tu naricita respingona, de tu diminuto y perfecto cuerpecito, de la paz que transmites con tus suaves movimientos, de tus pausados gestos y tus medias sonrisas mientras sueñas…

Te quiero con locura Pequeño príncipe; el nuevo hombre de mi vida que me ha robado el corazón.

, ,

Una respuesta en A mi recién nacido

  1. Andrea 09/09/2015 at 17:30 #

    Hace pocas semanas que dí con tu blog. En muchas de las cosas que cuentas me siento muy identificada. Yo he pasado por dos cesáreas, la primera hace 19 meses y medio y esta segunda hace 7 días, la última muy dura, la niña no salía y los meneos que me metieron me pasaron factura. Pero cuando por fin salió… Qué emoción tan grande, como cuentas la niña también se calmaba cuando me la acercaban… Que felicidad…
    Te felicito por tu blog, tremendamente interesante, continuaré leyéndote, y mi mas enhorabuena por que eres una súper mami leona! 3 criaturas… Enhorabuena!!!
    Por cierto, cuanto tiempo pasó desde tu cesárea hasta que pudiste coger en brazos a tu mayor? Muero de pena de no poder atender como quisiera al mío.
    Saludos!!

Deja un comentario