¿Qué supone convertirse en madre joven?

P1090628v2El otro día hablaba con mi hermana sobre las ventajas e inconvenientes de ser madre joven. Ella es de las que opina que la maternidad te roba tiempo, planes, viajes… y que cuanto más se postergue más posibilidades hay de disfrutar de la vida en plena juventud. Por ello, a sus 30 años, no se plantea ni de lejos ser madre y quiere seguir explotando al máximo la etapa  que está viviendo.

 Obviamente es un planteamiento que yo no comparto (si lo compartiera no estaría a punto de tener 3 hijos a mis treinta y pocos) pero que no es la primera vez que escucho.

Cuando me quedé embarazada de mi Mayor aún estaba en la veintena. Hacía poco tiempo que había terminado mi carrera y que me había casado pero mi vida seguía siendo la de una joven de veintitantos años. Salía de fiesta con mis amigas, me iba de copas con la pandilla, de cena con otras parejas amigas, viajábamos mucho… Cuando compartíamos con nuestro entorno de amigos nuestros deseos de ser padres, la inmensa mayoría se llevaban las manos a la cabeza y nos decían que estábamos locos, que éramos muy jóvenes y que esperáramos y siguiéramos disfrutando de los mejores años antes de “hipotecar” para siempre nuestra vida. 

Pero a pesar de que fueron unos años maravillosos y de que mi marido y yo disfrutábamos muchísimo con nuestra vida “libre y sin ataduras”, ambos sentíamos que nos faltaba algo y no paramos de luchar hasta conseguirlo (ya he comentado además, que el camino hasta mi hijo fue duro y repleto de pruebas médicas debido a la malformación uterina que tengo; es decir, que cuando decidimos ser padres lo hicimos plenamente conscientes de esta decisión y peleando por conseguirla).

Pero es cierto que convertirse en padres siendo muy jóvenes tiene algunos “inconvenientes” que inicialmente se hacen un poco cuesta arriba; al menos desde mi experiencia vivida.

  • Por un lado te hace desvincularte de forma radical de tu grupo de amigos puesto que no suele haber nadie que te acompañe en la aventura (la mayoría, incluso, no están ni casados y si están emparejados no tienen ningún plan de futuro). Y esto, se hace duro. Cuesta ver como la mayoría de tus amigos de siempre no entienden que tu vida ha cambiado, que los (no)horarios que manejabas antes no tienen nada que ver con los de ahora, que hay ciertos planes que no te apetece o quieres hacer porque implican separarte de tu bebé, que las kedadas y reuniones te vienen mejor que sean por la mañana o por la tarde en vez de por la noche, que si estás ausente en una conversación es porque te preocupa un tema concreto relativo a tu hijo que otros restan importancia… En resumen, que tu escala de prioridades en la vida ha cambiado de forma radical.

Ahora toca hacer nuevas amistades cuya vida sea más similar a la tuya con el fin de apoyaros mutuamente en lo relativo a temas de crianza; es decir, sentir que formas parte de una tribu -tan importante, a mi juicio, en el mundo de la maternidad-.

Caribbean Beach

morguefile.com

  • Por otro lado, es normal sentir en ciertos momentos morriña por tu antigua vida, la que tenías antes de convertirte en madre. Añoras volver a tener tiempo para tí,  las pedazo de vacaciones que te pegabas a solas con tu pareja, las copas con los amigos cargadas de anécdotas y risas, los caprichos que te permitías el lujo de darte porque no tenías nada ni nadie más en quien pensar, ese modo de vegetar” en el sofá frente a la tv sin ninguna preocupación más que el hecho de decidir de qué te ibas a pedir la pizza… y cuando te das cuenta de que no podrás volver a hacer nada de eso hasta dentro de varios años (algunas cosas incluso jamás las podrás volver a vivir de igual forma), la morriña de juventud (a pesar de que sigas siendo un pipiolo) te invade.

 Pero en esto que estás ensimismada en tus pensamientos y llegan tus niños y se te lanzan al cuello, te colman de besos babosos y sonrisas desdentadas, te hablan a gritos de lo emocionante que ha sido la excursión que han hecho en el cole o te sueltan un nuevo balbuceo que te hace morir de amor en el acto. Y entonces te das cuenta de que todos esos pequeños-grandes momentos valen millones y que no los cambiaríais jamás por nada, aunque te toque pasarte los próximos veranos peleándote por un trozo de sombra a la orilla del mar mientras haces castillos de arena sin descanso o aunque escuches a tus amigos hablar de la última película del cine de acción y tú no sepas hablar más que de Bob Esponja.

 ¿Perderme los mejores años de mi juventud? ¡De eso nada! Ahora, en plena juventud, es cuando estoy viviendo los mejores años de mi vida. Los más completos, los más hermosos, los que más anécdotas me están dejando y los que más emoción me están haciendo sentir. Estoy al 100% de mis fuerzas, mi aguante y mi energía y creo además que me sentiré mentalmente más cerca de ellos cuando lleguen a la adolescencia.

Los viajes, las cenas, las vacaciones en pareja y las salidas con amigos seguirán estando ahí dentro de unos años, en los que no sólo seguiré siendo joven sino que además tendré a mis hijos ya criados. Por tanto, desde mi experiencia, ser madre joven no es ningún lastre ni te hace perder los mejores años de la vida sino todo lo contrario: tiene muchas ventajas porque te hace vivirlos más intensamente y te descubre antes que a muchos, qué significa el verdadero amor 🙂

, ,

7 respuestas en ¿Qué supone convertirse en madre joven?

  1. MissArrullos 15/04/2015 at 9:27 #

    al habla otra mama joven… No lo podías haber explicado mejor, 100%de acuerdo, ser madre joven es una pasada

  2. Maria - Aprendiz de mami 15/04/2015 at 9:38 #

    Me ha gustado mucho tu post, yo también pienso que ser madre joven tiene muchas ventajas. Yo ahora tengo 30 (mi marido 33) y estamos esperando a nuestro primer hijo.

    Aunque me hubiera gustado haberlo tenido antes, reconozco que ahora en nuestro entorno hay más niños y eso me tranquiliza para como tu dices no tener que desvincularnos tan radicalmente del grupo de amistades.

    En cualquier caso, es una aventura, y que siempre se disfrutará, sea la etapa que sea. Enhorabuena por tu familia.

    Un beso.

  3. Mady 15/04/2015 at 15:59 #

    Estoy complétamente de acuerdo. pero creo que cada uno tiene su edad. Porque es verdad que cuando tienes hijos más tarde, eso es lo que quieres hacer, como que no tienes cosas pendientes. Creo que es algo personal, yo conozco a padres de amigas que conectan muchísimo con ellas y eran mayores, padres jóvenes que no son nada empáticos… hay de todo.

    Yo últimamente he tenido momentos de ¿por quéeeee? Porque me siento bastante sola en esto de la maternidad con eso de que mis amigas están a otra cosa y el papi curra en otra ciudad muchas horas, de que mi intento de volver a la vida laboral y compaginar con niñas es una auténtica locura.

    No sé si es mejor o peor. Yo es lo que tengo y me veo con 34 y una niña con 10 años y otra de 8 y me gusta la idea, entre otras cosas porque nos volveremos a casar y esta vez será fiesta con amigos y viaje de novios y todo, jajaja. En fin, cada uno tiene una experiencia de vida, por eso es difícil pensar en si es mejor o peor.

    • Mady 15/04/2015 at 16:03 #

      Tengo que añadir que mi mayor es una niña de las que se dicen “alta demanda” emocional… y mi maternidad empezó para nada como yo la imaginaba 🙂 tengo dos guerreras que ponen a prueba mi corazón con sustos, mi paciencia con mil trastadas y peleas, mi empatía con conflictos internos que jamás se me pasaron por la cabeza… así que es tasan difícil decir que es mejor o peor. Sin duda en mi caso es mejor que haya sido antes, porque yo no me imagino con 38 pasándome seis meses sin dormir más de 20 minutos seguidos, la verdad, jajaja.

  4. Ser Educadora 16/04/2015 at 9:30 #

    Pues nada, otra madre joven al caldero. Con 26 años fui madre, aunque el primer positivo lo vi a los 25 recién cumplidos. Estando aún en la Universidad y no aparentando la edad puedes imaginarte el shock que provocas al caminar por los pasillos. Lasn preguntas sobre si era deseado o no, que tus amigas te digan que estás loca y demás.
    Para mi fue el momento, con fuerza e ilusión me metí en la maternidad y así sigo. Estoy encantada de haber sido madre joven y no siento que me haya perdido nada!

  5. Monica 16/04/2015 at 13:11 #

    totalmente de acuerdo!!! otra mama joven espero poder tener otro pronto ese es mi deseo jiji besos y felicidades por ese tercer bebe envidia sana jiji

  6. Piruli 21/04/2015 at 17:37 #

    Yo siempre digo lo mismo y mis amigos son como las tuyos, excepto por un par de parejas. No podías haberlo explicado mejor.
    Besos

Deja un comentario