El primer trimestre: diferencias entre mis tres embarazos

Primer trimestre

Ya estoy de lleno embarcada en el segundo trimestre de embarazo y ahora, desde la perspectiva que me da sentirme física y anímicamente pletórica, puedo hablar del primer trimestre con más objetividad y compararlo con mis anteriores embarazos.

Lo cierto es que mentiría si dijera que he tenido un primer trimestre malo porque no ha sido así. He tenido muchísimas náuseas, pero como las tuve en mis dos embarazos anteriores. Nada nuevo ni destacable en mí aunque esta vez  han sido más soportables y menos duraderas porque he decidido medicarme. En mis dos embarazos anteriores soporté estoicamente las náuseas pero esta vez he sido incapaz de hacer lo mismo ya que se me resultaba imposibles  levantarme cada mañana y ocuparme de mis dos hijos –uno de ellos un bebé- encontrándome físicamente tan mal.

En este embarazo me llama la atención no haber estado tan sensible a los olores como en los dos anteriores. Salvo un par de productos de higiene que he tenido que desechar, un detergente para la vajilla y los clásicos ambientadores de enchufe, el resto de cosas las he admitido sin ninguna dificultad. Con mi Mayor y Pulguita la sensibilidad que generé a los olores me hizo incluso convertirme en una “asocial” durante una temporada. Tuve vetada la visita a ciertas casas de amigos y familiares por el malestar tan enorme que me suponía el olor del ambiente, tampoco me agradaba entrar a cafeterías o restaurantes y no soportaba acercarme a la gente por el olor que solían desprender sus perfumes o desodorantes.

En cuanto a los pechos tampoco he notado ninguna molestia ni diferencia física, algo que sin embargo se hizo muy evidente en mis dos embarazos anteriores desde el primer día. Es ahora, en el segundo trimestre, cuando los dolores, tirantez y presión se empiezan a hacer insoportables y creo que de haber seguido a estas alturas con lactancia materna hubiera tenido que abandonar porque el solo roce me hace saltar de dolor.

Lo mejor de este primer trimestre de embarazo ha sido la ausencia total de dolores abdominales y de riñones. Con mis hijos pasé semanas de muchísimas molestias en los ovarios que me hicieron visitar Urgencias en alguna ocasión. Recuerdo pasarme mañanas o tardes enteras tirada en un sillón y con el corazón en un puño pensando si aquel malestar sería o no normal. Así que me cuesta creer que esté tan estupenda en ese sentido 🙂

Lo más bonito de este tercer embarazo es lo rápido que se ha hecho notar tanto la tripita como los movimientos. Hoy escribo esta entrada embarazada de 16 semanas, con una panza importante y notando, de vez en cuando, un leve aleteo que me inclino a pensar que son los movimientos de mi pequeño lagartijo.

 ¡Espero que el segundo trimestre se me de igual de bien! Ya os contaré.

, , , ,

Trackbacks/Pingbacks

  1. Segundo trimestre - 18/06/2015

    […] un primer trimestre relativamente bueno en el aspecto físico y algo convulso en el emocional (los comentarios de la […]

Deja un comentario